30 noviembre 2008

Vestido de princesa

Clica aquí para comprar
Tienda del Historical Royal Palaces Museum
Leer más »

Busca tu post

Vestido de princesaSocialTwist Tell-a-Friend

La vieja cocinita

Los dibujos de =Molusca= se merecen una entrada aparte. Clicad en =Molusca= e id a ver los bonitos dibujos que hace.
Leer más »

Busca tu post

La vieja cocinitaSocialTwist Tell-a-Friend

29 noviembre 2008

Carátulas para vídeos



Si necesitáis o coleccionáis carátulas para vídeos, clicad en esta página.
Leer más »

Busca tu post

Carátulas para vídeosSocialTwist Tell-a-Friend

Suscribirse a entradas Atom

Si miráis debajo de esta misma columna de este blog, abajo pone "Suscribirse a entradas Atom". Si clicáis allí, las entradas del blog os llegarán a vuestro correo electrónico.
Leer más »

Busca tu post

Suscribirse a entradas AtomSocialTwist Tell-a-Friend

Letras góticas

No os asombréis si no entendéis nada. Realmente las letras góticas, muy antiguas, son de difícil lectura, aunque pueden ser muy decorativas. Todos los manuscritos antiguos fueron escritos con este tipo de letras ("fuentes", "tipografías" o "caligrafía").
La primera fuente gótica surgió en Francia en el siglo XIII, y fue llamada Textura por su textura oscura y difícil legibilidad, similar a una alfombra. Pronto se extendió a Alemania, Inglaterra, Holanda, España y Bohemia, donde casi todos los libros fueron escritos en latín empleando este tipo de letras.


Tipo Rotunda

Desde el siglo XIII en adelante y durante el Renacimiento fueron surgiendo variantes, la Rotunda, la Antigua, la Humanista Minúscula, la Minúscula Carolingia, Schwabacher y los tipos Bastarda (cursivas, inclinadas hacia la derecha).
El tipo Antigua fue el más usado en la literatura vaticana.


"Canon medicinae" de Avicena

Comparada con otras fuentes góticas, los tipos Bastarda lucían más ornamentos y trazos curvos, que mejoraban la legibilidad y permitían una escritura más fluida.
Cuando Gutenberg inventó su imprenta de tipos móviles, trató de imitar el estilo de las fuentes góticas para poder competir con los bellísimos manuscritos de su tiempo.
Para demostrar su poder, el emperador alemán Maximiliano que reinó de 1493 a 1519, abrió una espléndida biblioteca de libros impresos con el sistema de impresión de Gutenberg, y ordenó que se crease una nueva tipografía basada en las fuentes tradicionales alemanas. Esta tipografía, conocida como Fraktur, fue diseñada por el calígrafo Leonhard Wagner.
Por muchos años Fraktur, conocido también como letras Alemanas Negras o Deutsche Schrift, dominó la industria de la impresión en Alemania y en algunos otros países europeos. El tipo Fraktur se desarrolló en el siglo XVI y es solo una de cinco clases de tipografías góticas. La característica de todas esas fuentes es el aspecto fracturado de sus líneas.


Famoso tratado sobre geometría y perspectiva de Durero que se publicó por primera vez en alemán con el título Underweysung der Messung… en 1525, con la idea de que sirviera a los aprendices como base matemática de su tratado de proporciones

La tipografía Fraktur tuvo éxito no tanto por Maximiliano, sino por su adopción por el artista Alberto Durero durante el Renacimiento, y por el movimiento reformista, para convertirse en símbolo del protestantismo y la conciencia nacional. Muchas nuevas versiones de Fraktur se crearon también en el siglo XX, en Alemania, durante el régimen nacionalsocialista de Hitler. Pero como el tipo Fraktur se había vuelto una barrera para la comunicación, Hitler mismo la abolió en 1941, declarando a la tipografía oficialmente como "no germánica".


Cartel de Hernán Barro

En la actualidad no es fácil encontrar buenos caligrafistas, artistas que dominen el arte de la caligrafía y la ornamentación. Pero si os interesa, podéis pasaros por la página de Hernán Barro para ver sus increíbles trabajos de cartelería y decoración.

Fuentes
http://www.galaxio.com/spanish/arte/fuentes/letras_goticas.htm
http://desequilibros.blogspot.com/2007/03/manuscritos-iluminados.html
http://www.museodelprado.es/pagina-principal/investigacion/biblioteca/fondo-antiguo/obra-destacada/obra/volver/72/actualidad/duerer-albrecht-1471-1528/
Leer más »

Busca tu post

Letras góticasSocialTwist Tell-a-Friend

Vocabulario chino

Si lo que estáis buscando es un amplio vocabulario chino, escrito en chino y en castellano para que sepáis cómo suena, pasaros por esta página. Bien completa.
Leer más »

Busca tu post

Vocabulario chinoSocialTwist Tell-a-Friend

Jugar al tuttifruti

Para jugar al tuttifruti necesitáis al menos 2 personas, papel y lápiz para cada una. Dividís la página en sectores: una línea arriba horizontal a unos cinco centímetros el borde, y columnas de arriba abajo. En los casilleros que quedan arriba de la línea horizontal escribís por ejemplo: nombres, cosas, animales, plantas, comidas, y países (marcas, flores, personajes de película, ropa, etc.). Uno de los participantes piensa el alfabeto para sus adentros y el otro jugador dice ¡ya! Entonces lo más rápido que se pueda escribís las palabras en las columnas que comiencen con la letra que haya salido. Por ejemplo, si cuando dijimos ¡ya! nos ha salido la n, tendremos: en nombres, Nurya o Natasha; en cosas: niño, nuca; en animales: nutria; en plantas: naranjo; en comidas: natillas; y en países: noruega. Cuando uno de los jugadores acaba, la ronda acaba también para todos. Debe decir ¡basta!
Puntuación: si los dos habéis puesto la misma palabra, cada uno se lleva 5 puntos, si cada uno puso algo distinto, cada uno se lleva 10 puntos; si solo uno ha escrito una palabra y ésta es correcta, se lleva 20 puntos. Podéis hacer una columna para los puntos. Al final hacéis el recuento. ¡Que lo disfrutéis!

Imagen =Molusca=
Leer más »

Busca tu post

Jugar al tuttifrutiSocialTwist Tell-a-Friend

Dibujando en el Ulster Museum








Me encantan los dibujos que hacéis los niños. Estos son dibujos hechos por niños en Irlanda, para el Ulster Museum. ¿No son geniales?
Leer más »

Busca tu post

Dibujando en el Ulster MuseumSocialTwist Tell-a-Friend

Juega al memory en el Ulster Museum



¡Cuidado: a medida que aciertas sube de nivel! Clica aquí para jugar.
Leer más »

Busca tu post

Juega al memory en el Ulster MuseumSocialTwist Tell-a-Friend

Bolsiplus



Una gran idea. Bolsillos adhesivos para colocar en cualquier sitio: en la pared, en el ordenador portátil, en la puerta de entrada a tu casa... y puedes poner dentro el móvil, tus gafas, lápices, lo que quieras. Clica aquí para más información.
Hay muchos modelos distintos. También puede ser un bonito regalo.
Leer más »

Busca tu post

BolsiplusSocialTwist Tell-a-Friend

28 noviembre 2008

El Scrabble



Si eres como yo un/a forofo/a del Scrabble, te gustan que te salgan las x y las zetas, pásate por esta completísima página de la Asociación Uruguaya del Scrabble. La Asociación cumple ya 60 años.
Yo me he pasado horas y horas jugando (¡y, modestia aparte, ganando!).
Leer más »

Busca tu post

El ScrabbleSocialTwist Tell-a-Friend

La moda en el pasado, para bajar y pintar


Del Childhood Museum de Edimburgo puedes bajarte un montón de modelos de ropa antigua para pintar. Solo tienes que descargarte los archivos e imprimirlos. Clica aquí para entrar.


También te dan instrucciones para poder armarte esta preciosa marioneta. Clica aquí para ver los moldes.
Leer más »

Busca tu post

La moda en el pasado, para bajar y pintarSocialTwist Tell-a-Friend

Puzzles, no tan fáciles...

También desde el Childhood Museum de Edimburgo nos llega este juego de rompecabezas online con varios motivos y niveles de dificultad. Escoge un tema, el nivel de dificultad y luego clica en play y en start.
Leer más »

Busca tu post

Puzzles, no tan fáciles...SocialTwist Tell-a-Friend

Más e-cards de navidad

¿He dicho que es difícil encontrar tarjetas de navidad bonitas para enviar por mail de forma gratuita? Pues me equivoqué. En esta página del Museum of Childhood de Edimburgo, Escocia, tenéis todas éstas, una colección muy pero que muy bonita.
Leer más »

Busca tu post

Más e-cards de navidadSocialTwist Tell-a-Friend

27 noviembre 2008

¡Toca el teclado virtual!

Te va a encantar. Puedes ponerlo en plan saxo, guitarra, piano, órgano y tocar las teclas con el ratón. A ver si consigues sacar una melodía bonita sin desafinar. Clica aquí para entrar.
Leer más »

Busca tu post

¡Toca el teclado virtual!SocialTwist Tell-a-Friend

Scarborough fair, Simon and Garfunkel

Leer más »

Busca tu post

Scarborough fair, Simon and GarfunkelSocialTwist Tell-a-Friend

Alí Babá y los cuarenta ladrones

HABÍA UNA VEZ un señor que se llamaba Alí Babá y que tenía un hermano que se llamaba Kassim. Alí Babá era honesto, trabajador, bueno, leñador y pobre. Kassim era deshonesto, haragán, malo, usurero y rico. Alí Babá tenía una esposa, una hermosa criada que se llamaba Luz de la Noche, varios hijos fuertes y tres mulas. Kassim tenía una esposa y muy mala memoria, pues nunca se acordaba de visitar a sus parientes, ni siquiera para preguntarles si se encontraban bien o si necesitaban algo. En realidad no los visitaba para que no le salieran pidiendo algo.

Un día en que Alí Babá estaba en el bosque cortando leña oyó un ruido que se acercaba y que se parecía al ruido que hacen cuarenta caballos cuando galopan. Se asustó, pero como era curioso trepó a un árbol.

Espiando, vio que eran, efectivamente, cuarenta caballos. Sobre cada caballo venía un ladrón, y cada ladrón tenía una bolsa llena de monedas de oro, vasos de oro, collares de oro y más de mil rubíes, zafiros, ágatas y perlas. Delante de todos iba el jefe de los ladrones.

Los ladrones pasaron debajo de Alí Babá y sofrenaron frente a una gran roca que tenía, más o menos, como una cuadra de alto y que era completamente lisa. Entonces el jefe de los ladrones gritó a la roca: "¡Sésamo: ábrete!". Se oyó un trueno y la roca, como si fuera un sésamo, se abrió por el medio mientras Alí Babá casi se cae del árbol por la emoción. Los ladrones entraron por la abertura de la roca con caballos y todo, y una vez que estuvieron dentro el jefe gritó: "¡Sésamo: ciérrate!". Y la roca se cerró.

"Es indudable -pensó Alí Babá sin bajar del árbol- que esa roca completamente lisa es mágica y que las palabras pronunciadas por el jefe de los ladrones tienen el poder de abrirla. Pero más indudable todavía es que dentro de esa extraña roca tienen esos ladrones su escondite secreto donde guardan todo lo que roban." Y en seguida se oyó otra vez un gran trueno y la roca se abrió. Los ladrones salieron y el jefe gritó: "¡Sésamo: ciérrate!". La roca se cerró y los ladrones se alejaron a todo galope, seguramente para ir a robar en algún lado. Cuando se pedieron de vista, Alí Babá bajó del árbol.

"Yo también entraré en esa roca -pensó-. El asunto será ver si otra persona, pronunciando las palabras mágicas, puede abrirla." Entonces, con todas las fuerzas que tenía, gritó: "¡Sésamo: ábrete!". Y la roca se abrió.

Después de tardar lo que se tarda en parpadear, se lanzó por la puerta mágica y entró. Y una vez dentro se encontró con el tesoro más grande del mundo. "¡Sésamo: ciérrate!", dijo después. La roca se cerró con Alí Babá dentro y él, con toda tranquilidad, se ocupó de meter en una bolsa una buena cantidad de monedas de oro y rubíes. No demasiado: lo suficiente como para asegurarse la comida de un año y tres meses. Después dijo: "¡Sésamo: ábrete!". La roca se abrió y Alí Babá salió con la bolsa al hombro. Dijo: "¡Sésamo: ciérrate!" y la roca se cerró y él volvió a su casa, cantando de alegría. Pero cuando su esposa lo vio entrar con la bolsa se puso a llorar.

-¿A quién le robaste eso? -gimió la mujer.

Y siguió llorando. Pero cuando Alí Babá le contó la verdadera historia, la mujer se puso a bailar con él.

-Nadie debe enterarse que tenemos este tesoro -dijo Alí Babá-, porque si alguien se entera querrá saber de dónde lo sacamos, y si le decimos de dónde lo sacamos querrá ir también él a esa roca mágica, y si va puede ser que los ladrones lo descubran, y si lo descubren terminarán por descubrirnos a nosotros. Y si nos descubren a nosotros nos cortarán la cabeza. Enterremos todo esto.

-Antes contemos cuántas monedas y piedras preciosas hay -dijo la mujer de Alí Babá.

-¿Y terminar dentro de diez años? ¡Nunca! -le contestó Alí Babá.

-Entonces pesaré todo esto. Así sabré, al menos aproximadamente, cuánto tenemos y cuánto podremos gastar -dijo la mujer.

Y agregó:

-Pediré prestada una balanza.

Desgraciadamente, la mujer de Alí Babá tuvo la mala idea de ir a la casa de Kassim y pedir prestada la balanza. Kassim no estaba en ese momento, pero sí su esposa.

-¿Y para qué quieres la balanza? -le preguntó la mujer de Kassim a la mujer de Alí Babá.

-Para pesar unos granos -contestó la mujer de Alí Babá.

"¡Qué raro! -pensó la mujer de Kassim-. Éstos no tienen ni para caerse muertos y ahora quieren una balanza para pesar granos. Eso sólo lo hacen los dueños de los grandes graneros o los ricos comerciantes que venden granos."

-¿Y qué clase de granos vas a pesar? - le preguntó la mujer de Kassim después de pensar lo que pensó.

-Pues granos... -le contestó la mujer de Alí Babá.

-Voy a prestarte la balanza -le dijo la mujer de Kassim.

Pero antes de prestársela, y con todo disimulo, la mujer de Kassim untó con grasa la base de la balanza.

"Algunos granos se pegarán en la grasa, y así descubriré qué estuvieron pesando realmente", pensó la mujer de Kassim.

Alí Babá y su mujer pesaron todas las monedas y las piedras preciosas. Después devolvieron la balanza. Pero un rubí había quedado pegado a la grasa.

-De manera que éstos son los granos que estuvieron pesando -masculló la mujer de Kassim-. Se lo mostraré a mi marido.

Y cuando Kassim vio el rubí, casi se muere del disgusto.

Y él, que nunca se acordaba de visitar a Alí Babá, fue corriendo a buscarlo. Sin saludar a nadie, entró en la casa de su hermano en el mismo momento en que estaban por enterrar el tesoro.

-¡Sinvergüenzas! -gritó-. Ustedes siempre fueron unos pobres gatos. Díganme de dónde sacaron ese maravilloso tesoro si no quieren que los denuncie a la policía.

Y se puso a patalear de rabia. Alí Babá, resignado, comprendió que lo mejor sería contarle la verdad.

-Mañana mismo iré hasta esa roca y me traeré todo a mi casa -dijo Kassim cuando terminaron de explicarle.

A la mañana siguiente, Kassim estaba frente a la roca dispuesto a pronunciar las palabras mágicas.

Había llevado 12 mulas y 24 bolsas; tanto era lo que pensaba sacar.

-¿Qué era lo que tenía que decir? -se preguntó Kassim-. Ah, sí, ahora recuerdo... Y muy emocionado exclamó: "¡Sésamo: ábrete!".

La roca se abrió y Kassim entró. Después dijo "Sésamo: ciérrate", y la roca se cerró con él dentro.

Una hora estuvo Kassim parado frente a las montañas de moneda de oro y de piedras preciosas.

"Aunque tenga que venir todos los días -pensó-, no dejaré la más mínima cosa de valor que haya aquí. Me lo voy a llevar todo a mi casa." Y se puso a morder las monedas para ver si eran falsas. Después empezó a elegir entre las piedras preciosas. "Aunque me las llevaré todas, es mejor que empiece por las más grandes, no vaya a ser que por h o por b mañana no pueda venir y me quede sin las mejores." La elección le llevó unas cinco horas. Pero en ningún momento se sintió cansado. "Es el trabajo más hermoso que hice en mi vida. Gracias al tonto de mi hermano, me he convertido en el hombre más rico del mundo." Y cuando cargó las 24 bolsas se dispuso a partir.

-¿Qué era lo que tenía que decir? -se preguntó-. Ah, sí, ahora recuerdo... Y muy emocionado dijo: "Alpiste: ábrete".

Pero la roca ni se movió.

-¡Alpiste: ábrete! -repitió Kassim.

Pero la roca no obedeció.

-Por Dios -dijo Kassim-, olvidé el nombre de la semilla. ¿Por qué no lo habré anotado en un papelito?

Y, desesperado, empezó a pronunciar el nombre de todas las semillas que recordaba: "Cebada: ábrete"; "Maíz: ábrete"; "Garbanzo: ábrete".

Al final, totalmente asustado, ya no sabía qué decir: "Zanahoria: ábrete"; "Coliflor: ábrete"; "Calabaza: ábrete".

Hasta que la roca se abrió. Pero no por Kassim sino por los cuarenta ladrones que regresaban. Y cuando vieron a Kassim, le cortaron la cabeza.

-¿Cómo habrá entrado aquí? -preguntó uno de los ladrones.

-Ya lo averiguaremos -dijo el jefe-. Ahora salgamos a robar otra vez.

Y se fueron a robar, después de dejar bien cerrada la roca.

Pero Alí Babá estaba preocupado porque Kassim no regresaba. Entonces fue a buscarlo a la roca.

Dijo "Sésamo: ábrete", y cuando entró vio a Kassim muerto. Llorando, se lo llevó a su casa para darle sepultura. Pero había un problema: ¿qué diría a los vecinos? Si contaba que Kassim había sido muerto por los ladrones se descubriría el secreto, y eso, ya lo sabemos, no convenía.

-Digamos que murió de muerte natural -dijo Luz de la Noche.

-¿Cómo vamos a decir eso? Nadie se muere sin cabeza -dijo Alí Babá.

-Yo lo resolveré -dijo Luz de la Noche, y fue a buscar a un zapatero.

Camina que camina, llegó a la casa del zapatero.

-Zapatero -le dijo-, voy a vendarte los ojos y te llevaré a mi casa.

Eso nunca -le contestó el zapatero-. Si voy, iré con los ojos bien libres.

No -repuso Luz de la Noche. Y le dio una moneda de oro.

-¿Y para qué quieres vendarme los ojos? -preguntó el zapatero.

-Para que no veas adónde te llevo y no puedas decir a nadie dónde queda mi casa -dijo Luz de la Noche, y le dio otra moneda de oro.

-¿Y qué tengo que hacer en tu casa? -preguntó el zapatero.

-Coser a un muerto -le explicó Luz de la Noche.

-Ah, no -dijo el zapatero-, eso sí que no -y tendió la mano para que Luz de la Noche le diera otra moneda.

-Está bien -dijo el zapatero después de recibir la moneda-, vamos a tu casa.

Y fueron. El zapatero cosió la cabeza del muerto, uniéndola. Y todo lo hizo con los ojos vendados. Finalmente volvió a su casa acompañado por Luz de la Noche y allí se quitó la venda.

-No cuentes a nadie lo que hiciste -le advirtió Luz de la Noche.

Y se fue contenta, porque con su plan ya estaba todo resuelto. De manera que cuando los vecinos fueron informados que Kassim había muerto, nadie sospechó nada.

Y eso fue lo que pasó con Kassim, el malo, el haragán, el de mala memoria. Pero resulta que los ladrones volvieron a la roca y vieron que Kassim no estaba. Ninguno de los ladrones era muy inteligente que digamos, pero el jefe dijo:

-Si el muerto no está, quiere decir que alguien se lo llevó.

-Y si alguien se lo llevó, quiere decir que alguien salió de aquí llevándoselo -dijo otro ladrón.

-Pero si alguien salió de aquí llevándoselo, quiere decir que primero entró alguien que después se lo llevó -dijo el jefe de los ladrones.

-¿Pero cómo va a entrar alguien si para entrar tiene que pronunciar las palabras mágicas secretas, que por ser secretas nadie conoce? -dijo otro ladrón.

Después de cavilar hasta el anochecer, el jefe dijo:

-Quiere decir que si alguien salió llevándose a ese muerto, quiere decir que antes de salir entró, porque nadie puede salir de ningún lado si antes no entra. Quiere decir que el que entró pronunció las palabras secretas.

-¿Y eso qué quiere decir? -preguntaron los otros 39 ladrones.

-¡Quiere decir que alguien descubrió el secreto! -contestó el jefe.

-¿Y eso qué quiere decir? -preguntaron los 39.

-¡Que hay que cortarle la cabeza!

-¡Muy bien! ¡Cortémosela ahora mismo!

Y ya salían a cortarle la cabeza cuando el jefe dijo:

-Primero tenemos que saber quién es el que descubrió nuestro secreto. Uno de ustedes debe ir al pueblo y averiguarlo.

-Yo iré -dijo el ladrón número 39. (El número 40 era el jefe).

Cuando el ladrón número 39 llegó al pueblo, pasó frente al taller de un zapatero y entró. Dio la casualidad de que era el zapatero que ya sabemos.

-Zapatero -dijo el ladrón número 39-, estoy buscando a un muerto que se murió hace poco. ¿No lo viste?

-¿Uno sin cabeza? -preguntó el zapatero.

-El mismo -dijo el ladrón número 39.

-No, no lo vi -dijo el zapatero.

-De mí no se ríe ningún zapatero -dijo el ladrón-. Bien sabes de quién hablo.

-Sí que sé, pero juro que no lo vi.

Y el zapatero le contó todo.

-Qué lástima -se lamentó el 39-, yo quería recompensarte con esta linda bolsita. Y le mostró una bolsita llena de moneditas de oro.

-Un momento -dijo el zapatero-, yo no vi nada, pero debes saber que los ciegos tienen muy desarrollados sus otros sentidos. Cuando me vendaron los ojos, súbitamente se me desarrolló el sentido del olfato. Creo que por el olor podría reconocer la casa a la que me llevaron.

Y agregó:

-Véndame los ojos y sígueme. Me guiaré por mi nariz.

Así se hizo. Con su nariz al frente fue el zapatero oliendo todo. Detrás de él iba el ladrón número 39. Hasta que se pararon frente a una casa.

-Es ésta -dijo el zapatero-. La reconozco por el olor de la leña que sale de ella.

-Muy bien -respondió el ladrón número 39-. Haré una marca en la puerta para que pueda guiar a mis compañeros hasta aquí y cumplir nuestra venganza amparados por la oscuridad de la noche.

Y el ladrón hizo una cruz en la puerta. Después ladrón y zapatero se fueron, cada cual por su camino. Pero Luz de la Noche había visto todo. Entonces salió a la calle y marcó la puerta de todas las casas con una cruz igual a la que había hecho el ladrón. Después se fue a dormir muy tranquila.

-Jefe -dijo el ladrón número 39 cuando volvió a la guarida secreta-, con ayuda de un zapatero descubrí la casa del que sabe nuestro secreto y ahora puedo conducirlos hasta ese lugar.

-¿Aun en la oscuridad de la noche? ¿No te equivocarás de casa? -preguntó el jefe.

-No. Porque marqué la puerta con una cruz.

-Vamos -dijeron todos.

Y blandiendo sus alfanjes se lanzaron a todo galope.

-Ésta es la casa -dijo el ladrón número 39 cuando llegaron a la primera puerta del pueblo.

-¿Cuál? -preguntó el jefe.

-La que tiene la cruz en la puerta.

-¡Todas tienen una cruz! ¿Cuántas puertas marcaste?

El ladrón número 39 casi se desmaya. Pero no tuvo tiempo porque el jefe, enfurecido, le cortó la cabeza. Y, sin pérdida de tiempo, ordenó el regreso. No querían levantar sospechas.

-Alguien tiene que volver al pueblo, hablar con ese zapatero y tratar de dar con la casa.

-Iré yo -dijo el ladrón número 38.

Y fue.

Y encontró la casa del zapatero. Y el zapatero se hizo vendar los ojos. Y le señaló la casa. Y el ladrón número 38 hizo una cruz en la puerta. Pero de color rojo y tan chiquita que apenas se veía. Después zapatero y ladrón se fueron, cada cual por su camino.

Pero Luz de la Noche vio todo y repitió la estratagema anterior: en todas las puertas de la vecindad marcó una cruz roja, igual a la que había hecho el bandido.

-Jefe, ya encontré la casa y puedo guiarlos ahora mismo -dijo el ladrón número 38 cuando volvió a la roca mágica.

-¿No te confundirás? -dijo el jefe.

-No, porque hice una cruz muy pequeña, que solo yo sé cuál es.

Y los treinta y nueve ladrones salieron a todo galope.

-Esta es la casa -dijo el ladrón número 38 cuando llegaron a la primera puerta del pueblo.

-¿Cuál? -preguntó el jefe.

-La que tiene esa pequeña cruz colorada en la puerta.

-Todas tienen una pequeña cruz colorada en la puerta -dijo el jefe de los bandidos. Y le cortó la cabeza.

Después el jefe dijo:

-Mañana hablaré yo con ese zapatero.

Y ordenó el regreso. Al día siguiente el jefe de los ladrones buscó al zapatero. Y lo encontró. Y el zapatero se hizo vendar los ojos. Y lo guió. Y le mostró la casa. Pero el jefe no hizo ninguna cruz en la puerta ni otra señal. Lo que hizo fue quedarse durante diez minutos mirando bien la casa.

-Ahora soy capaz de reconocerla entre diez mil casas parecidas.

Y fue en busca de sus muchachos.

-Ladrones -les dijo-, para entrar en la casa del que descubrió nuestro secreto y cortarle la cabeza sin ningún problema, me disfrazaré de vendedor de aceite. En cada caballo cargaré dos tinas de aceite sin aceite. Cada uno de ustedes se esconderá en una tina y cuando yo dé la orden ustedes saldrán de la tina y mataremos al que descubrió nuestro secreto y a todos los que salgan a defenderlo.

-Muy bien -dijeron los ladrones.

Los caballos fueron cargados con las tinas y cada ladrón se metió en una de ellas. El jefe se disfrazó de vendedor de aceite y después tapó las tinas.

Esa tarde los 38 ladrones entraron en el pueblo. Todos los que los vieron entrar pensaban que se trataba de un vendedor que traía 37 tinas de aceite.

Llegaron a la casa de Alí Babá y el jefe de los ladrones pidió permiso para pasar.

-¿Quién eres? -preguntó Alí Babá.

-Un pacífico vendedor de aceite -dijo el jefe de los bandidos-. Lo único que te pido es albergue, para mí y para mis caballos.

-Adelante, pacífico vendedor -dijo Alí Babá.

Y les dio albergue. Y también comida, y dulces y licores. Pero el jefe de los ladrones lo único que quería era que llegara la noche para matar a Alí Babá y a toda su familia.

Y la noche llegó.

Pero resulta que hubo que encender las lámparas.

-Nos hemos quedado sin una gota de aceite -dijo Luz de la Noche-, y no puedo encender las lámparas. Por suerte hay en casa un vendedor de aceites; sacaré un poco de esas grandes tinas que él tiene.

Luz de la Noche tomó un pesado cucharón de cobre y fue hasta la primera tina y levantó la tapa. El ladrón que estaba adentro creyó que era su jefe que venía a buscarlo para lanzarse al ataque, y asomó la cabeza.

-¡Qué aceite más raro! -exclamó Luz de la Noche, y le dio con el cucharón en la cabeza.

El ladrón no se levantó más.

Luz de la Noche fue hasta la segunda tina y levantó la tapa, y otro ladrón asomó la cabeza, creyendo que era su jefe.

-Un aceite con turbantes -dijo Luz de la Noche.

Y le dio con el cucharón. El ladrón no se levantó más. Tina por tina recorrió Luz de la Noche, y en todas le pasó lo mismo. A ella y al que estaba adentro. Enojadísima, fue a buscar al vendedor de aceite, y blandiendo el cucharón le dijo:

-Es una vergüenza. No encontré ni una miserable gota de aceite en ninguna de sus tinas. ¿Con qué enciendo ahora mis lámparas?

Y le dio con el cucharón en la cabeza.

El jefe de los ladrones cayó redondo.

-¿Por qué tratas así a mis huéspedes? -preguntó Ali Babá.

Entonces Luz de la Noche quitó el disfraz al jefe de la banda y todo quedó aclarado. Como es de imaginar, los ladrones recibieron su merecido.

Y eso fue lo que pasó con ellos.

En cuanto a Alí Babá, dicen que al día siguiente fue a buscar algunas monedas de oro a la roca, y que cuando llegó no encontró nada: la roca había desaparecido, con tesoro y todo.

Pero ésta es una versión que ha comenzado a circular en estos días, y no se ha podido demostrar.
Leer más »

Busca tu post

Alí Babá y los cuarenta ladronesSocialTwist Tell-a-Friend

Una visita a la Casa Museo de Miguel de Cervantes Saavedra

Si estás en Madrid, hoy puede ser un buen día para visitar la Casa Museo de Cervantes, autor de, entre otras cosas, el Don Quijote de la Mancha.
El Museo Casa Natal de Cervantes es un museo monográfico de titularidad y gestión de la Comunidad de Madrid, situado en el inmueble donde, según los estudiosos, nació el escritor. Recrea los distintos ambientes de una casa acomodada de los siglos XVI y XVII, mediante una ambientación que persigue que el visitante entre en las estancias percibiendo la presencia de sus moradores en el desarrollo de su vida cotidiana.

Dirección
C/ Mayor, 48
28801 Alcalá de Henares
Tel.: 918899654 – Fax: 918818752
Leer más »

Busca tu post

Una visita a la Casa Museo de Miguel de Cervantes SaavedraSocialTwist Tell-a-Friend

¡Buenos días!

Leer más »

Busca tu post

¡Buenos días!SocialTwist Tell-a-Friend

26 noviembre 2008

Paul Gauguin, una vida controvertida

La controvertida historia de Paul Gauguin es la de alguien que quiere huir a toda costa de la vida burguesa.
Eugène Henri Paul Gauguin nace en París, 7 de junio de 1848 hijo de Clovis Gauguin, un periodista antimonárquico y liberal, y de Aline Marie Chazal, descendiente de terratenientes españoles de América del Sur y del virrey del Perú. La feminista socialista Flora Tristán era abuela de Paul Gauguin por parte de madre.
Cuando Paul contaba sólo con un año, la familia tuvo que huir a América tras el golpe de Estado de Napoleón III en 1851. Durante el viaje su padre murió y su madre tuvo que recurrir a la hospitalidad de sus parientes en Lima (Perú). En esta ciudad Paul pasó su primera infancia.
En 1855 regresan a Francia, a Orleans, la madre trabaja como modista para sacar a la familia adelante y Paul se prepara para ingresar en la Escuela de Náutica, pero suspende y se enrola en la marina con 17 años. Poco después se embarca en la Armada Francesa, en la que sirve a bordo de la corbeta Jerôme Napoléon.
A su regreso a Francia en 1870, se convierte en agente de cambio para la empresa Bertin en la Bolsa de París. Se casa con la danesa Mette-Sophie Gad, y tienen cinco hijos: Émile, Aline, Clovis, Jean-René y Paul-Rollon. Pero un amigo introduce a Gauguin en el mundo del arte impresionista de esa época y Gauguin se aficiona al arte. Su primer maestro artístico fue Camille Pissarro. Toma clases de pintura y en 1876 expone junto a los impresionistas por primera vez.
En 1882, deja su trabajo en la Bolsa (que se ha desplomado) para dedicarse a la pintura. Como eso no le basta para sobrevivir, se marcha a vivir con su mujer e hijos con la familia de ésta en Copenhague, pero las relaciones con su familia política no son buenas y sus negocios tampoco van bien. Decide regresar a París en 1885 para dedicarse exclusivamente a la pintura, pero incapaz de asegurar la subsistencia de su familia, abandona a su mujer y a sus hijos en Dinamarca para trasladarse a Normandía. En 1887-88 viaja junto a un amigo a Panamá y la Martinica de donde regresa enfermo y abatido pero muy influido por el exotismo de las islas. Es entonces cuando encuentra la hospitalidad de Theo Van Gogh, quién además expondrá sus pinturas en su propia galería. Aparte de este viaje, en Bretaña, se rodea de un grupo de discípulos, el Grupo de los Nabis que destacaban por el simbolismo de sus obras que en Gauguin evolucionará hasta convertirse en "sintetismo" por influencia de uno de discípulos, Barnard, caracterizado por ser una pintura más natural y sintética, menos realista, influida por las cristaleras medievales, el arte indígena y las estampas japonesas que descubre a través de Vincent Van Gogh con quien convive dos años en Arlés. La convivencia resulta muy conflictiva, sobre todo para Gauguin. De esta relación resulta la triste historia de Van Gogh que se corta una oreja. Arruinado y enfermo, Gauguin se embarca en 1891 hacia la Polinesia. Se establece en Tahití, tratando de huir de la civilización europea y de todo convencionalismo. Pero una enfermedad en los ojos, la soledad y la falta de dinero le obligan a regresar a Francia junto a su compañera javanesa Ana. En Francia recibe la inesperada herencia de su tío Isidoro, y consigue vender unos pocos cuadros, por lo que regresa ya de modo definitivo a Polinesia.
Gauguin pinta buscando sobre todo la expresividad de los colores, la búsqueda de la perspectiva, grandes planos de color y formas voluminosas para abandonar, al final de su vida todo realismo. Tras algunos años de felicidad y de prolífica productividad, en los que además publica su autobiografía "Noa", problemas administrativos y personales (su hija preferida Aline muere) le hunden. También tiene problemas de salud e incluso contrae la lepra. Hacia los últimos años de su vida formó pareja y tuvo un hijo, Émile, con Pau'ura, una joven de las islas Marquesas y sobrevive prácticamente en la miseria con una pequeña pensión que desde París le enviaba un marchante. Entonces Gauguin empieza una importante campaña a favor de los indígenas. Al tener dificultades con las autoridades de Tahití, abandona la isla y se traslada a Atuana en 1901, (en la isla de Hiva-Oa) donde realiza principalmente tallas y esculturas "primitivas" en madera.
Débil, cansado de luchar, muere el 9 de mayo de 1903 aunque soñando con regresar a Europa y volver a empezar, esta vez en España.

Fuentes
http://www.artehistoria.jcyl.es/genios/pintores/2011.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Paul_Gauguin
Imagen: El Cristo amarillo
Leer más »

Busca tu post

Paul Gauguin, una vida controvertidaSocialTwist Tell-a-Friend

El gato con botas, Charles Perrault

UN MOLINERO dejó, como única herencia a sus tres hijos, su molino, su burro y su gato. El reparto fue bien simple: no se necesitó llamar ni al abogado ni al notario. Habrían consumido todo el pobre patrimonio.

El mayor recibió el molino, el segundo se quedó con el burro y al menor le tocó sólo el gato. Este se lamentaba de su mísera herencia:

-Mis hermanos -decía- podrán ganarse la vida convenientemente trabajando juntos; lo que es yo, después de comerme a mi gato y de hacerme un manguito con su piel, me moriré de hambre.

El gato, que escuchaba estas palabras, pero se hacía el desentendido, le dijo en tono serio y pausado:

-No debéis afligiros, mi señor, no tenéis más que proporcionarme una bolsa y un par de botas para andar por entre los matorrales, y veréis que vuestra herencia no es tan pobre como pensáis.

Aunque el amo del gato no abrigara sobre esto grandes ilusiones, le había visto dar tantas muestras de agilidad para cazar ratas y ratones, como colgarse de los pies o esconderse en la harina para hacerse el muerto, que no desesperó de verse socorrido por él en su miseria.

Cuando el gato tuvo lo que había pedido, se colocó las botas y echándose la bolsa al cuello, sujetó los cordones de ésta con las dos patas delanteras, y se dirigió a un campo donde había muchos conejos. Puso afrecho y hierbas en su saco y tendiéndose en el suelo como si estuviese muerto, aguardó a que algún conejillo, poco conocedor aún de las astucias de este mundo, viniera a meter su hocico en la bolsa para comer lo que había dentro. No bien se hubo recostado, cuando se vio satisfecho. Un atolondrado conejillo se metió en el saco y el maestro gato, tirando los cordones, lo encerró y lo mató sin misericordia.

Muy ufano con su presa, fuese donde el rey y pidió hablar con él. Lo hicieron subir a los aposentos de Su Majestad donde, al entrar, hizo una gran reverencia ante el rey, y le dijo:

-He aquí, Majestad, un conejo de campo que el señor Marqués de Carabás (era el nombre que inventó para su amo) me ha encargado obsequiaros de su parte.

-Dile a tu amo, respondió el Rey, que le doy las gracias y que me agrada mucho.

En otra ocasión, se ocultó en un trigal, dejando siempre su saco abierto; y cuando en él entraron dos perdices, tiró los cordones y las cazó a ambas. Fue en seguida a ofrendarlas al Rey, tal como había hecho con el conejo de campo. El Rey recibió también con agrado las dos perdices, y ordenó que le diesen de beber.

El gato continuó así durante dos o tres meses llevándole de vez en cuando al Rey productos de caza de su amo. Un día supo que el Rey iría a pasear a orillas del río con su hija, la más hermosa princesa del mundo, y le dijo a su amo:

-Sí queréis seguir mi consejo, vuestra fortuna está hecha: no tenéis más que bañaros en el río, en el sitio que os mostraré, y en seguida yo haré lo demás.

El Marqués de Carabás hizo lo que su gato le aconsejó, sin saber de qué serviría. Mientras se estaba bañando, el Rey pasó por ahí, y el gato se puso a gritar con todas sus fuerzas:

-¡Socorro, socorro! ¡El señor Marqués de Carabás se está ahogando!

Al oír el grito, el Rey asomó la cabeza por la portezuela y, reconociendo al gato que tantas veces le había llevado caza, ordenó a sus guardias que acudieran rápidamente a socorrer al Marqués de Carabás. En tanto que sacaban del río al pobre Marqués, el gato se acercó a la carroza y le dijo al Rey que mientras su amo se estaba bañando, unos ladrones se habían llevado sus ropas pese a haber gritado ¡al ladrón! con todas sus fuerzas; el pícaro del gato las había escondido debajo de una enorme piedra.

El Rey ordenó de inmediato a los encargados de su guardarropa que fuesen en busca de sus más bellas vestiduras para el señor Marqués de Carabás. El Rey le hizo mil atenciones, y como el hermoso traje que le acababan de dar realzaba su figura, ya que era apuesto y bien formado, la hija del Rey lo encontró muy de su agrado; bastó que el Marqués de Carabás le dirigiera dos o tres miradas sumamente respetuosas y algo tiernas, y ella quedó locamente enamorada.

El Rey quiso que subiera a su carroza y lo acompañara en el paseo. El gato, encantado al ver que su proyecto empezaba a resultar, se adelantó, y habiendo encontrado a unos campesinos que segaban un prado, les dijo:

-Buenos segadores, si no decís al Rey que el prado que estáis segando es del Marqués de Carabás, os haré picadillo como carne de budín.

Por cierto que el Rey preguntó a los segadores de quién era ese prado que estaban segando.

-Es del señor Marqués de Carabás -dijeron a una sola voz, puesto que la amenaza del gato los había asustado.

-Tenéis aquí una hermosa heredad -dijo el Rey al Marqués de Carabás.

-Veréis, Majestad, es una tierra que no deja de producir con abundancia cada año.

El maestro gato, que iba siempre delante, encontró a unos campesinos que cosechaban y les dijo:

-Buena gente que estáis cosechando, si no decís que todos estos campos pertenecen al Marqués de Carabás, os haré picadillo como carne de budín.

El Rey, que pasó momentos después, quiso saber a quién pertenecían los campos que veía.

-Son del señor Marqués de Carabás, contestaron los campesinos, y el Rey nuevamente se alegró con el Marqués.

El gato, que iba delante de la carroza, decía siempre lo mismo a todos cuantos encontraba; y el Rey estaba muy asombrado con las riquezas del señor Marqués de Carabás.

El maestro gato llegó finalmente ante un hermoso castillo cuyo dueño era un ogro, el más rico que jamás se hubiera visto, pues todas las tierras por donde habían pasado eran dependientes de este castillo.

El gato, que tuvo la precaución de informarse acerca de quién era este ogro y de lo que sabía hacer, pidió hablar con él, diciendo que no había querido pasar tan cerca de su castillo sin tener el honor de hacerle la reverencia. El ogro lo recibió en la forma más cortés que puede hacerlo un ogro y lo invitó a descansar.

-Me han asegurado -dijo el gato- que vos tenías el don de convertiros en cualquier clase de animal; que podíais, por ejemplo, transformaros en león, en elefante.

-Es cierto -respondió el ogro con brusquedad- y para demostrarlo veréis cómo me convierto en león.

El gato se asustó tanto al ver a un león delante de él que en un santiamén se trepó a las canaletas, no sin pena ni riesgo a causa de las botas que nada servían para andar por las tejas.

Algún rato después, viendo que el ogro había recuperado su forma primitiva, el gato bajó y confesó que había tenido mucho miedo.

-Además me han asegurado -dijo el gato- pero no puedo creerlo, que vos también tenéis el poder de adquirir la forma del más pequeño animalillo; por ejemplo, que podéis convertiros en un ratón, en una rata; os confieso que eso me parece imposible.

-¿Imposible? -repuso el ogro- ya veréis-; y al mismo tiempo se transformó en una rata que se puso a correr por el piso.

Apenas la vio, el gato se echó encima de ella y se la comió.

Entretanto, el Rey, que al pasar vio el hermoso castillo del ogro, quiso entrar. El gato, al oír el ruido del carruaje que atravesaba el puente levadizo, corrió adelante y le dijo al Rey:

-Vuestra Majestad sea bienvenida al castillo del señor Marqués de Carabás.

-¡Cómo, señor Marqués -exclamó el rey- este castillo también os pertenece! Nada hay más bello que este patio y todos estos edificios que lo rodean; veamos el interior, por favor.

El Marqués ofreció la mano a la joven Princesa y, siguiendo al Rey que iba primero, entraron a una gran sala donde encontraron una magnífica colación que el ogro había mandado preparar para sus amigos que vendrían a verlo ese mismo día, los cuales no se habían atrevido a entrar, sabiendo que el Rey estaba allí.

El Rey, encantado con las buenas cualidades del señor Marqués de Carabás, al igual que su hija, que ya estaba loca de amor viendo los valiosos bienes que poseía, le dijo, después de haber bebido cinco o seis copas:

-Sólo dependerá de vos, señor Marqués, que seáis mi yerno.

El Marqués, haciendo grandes reverencias, aceptó el honor que le hacia el Rey; y ese mismo día se casó con la Princesa. El gato se convirtió en gran señor, y ya no corrió tras las ratas sino para divertirse.


Moraleja

En principio parece ventajoso
contar con un legado sustancioso
recibido en heredad por sucesión;
más los jóvenes, en definitiva
obtienen del talento y la inventiva
más provecho que de la posición.


Otra moraleja

Si puede el hijo de un molinero
en una princesa suscitar sentimientos
tan vecinos a la adoración,
es porque el vestir con esmero,
ser joven, atrayente y atento
no son ajenos a la seducción.
Leer más »

Busca tu post

El gato con botas, Charles PerraultSocialTwist Tell-a-Friend

Vintage christmas cards


Tarjetas como éstas no se ven más. A menos que las veas en esta página web. ¡Tienen una cantidad inmensa!
Leer más »

Busca tu post

Vintage christmas cardsSocialTwist Tell-a-Friend

Zapatos rusos

Zapatos rusos tradicionales. ¡Qué calentitos!
Imagen irun4ik
Leer más »

Busca tu post

Zapatos rusosSocialTwist Tell-a-Friend

Tarjeta popup futbolera

Me ha encantado esta tarjeta futbolera. Para saber cómo puedes hacerla pásate por la página siguiente. En lugar de una pelota y una cancha, puedes hacer un arbolito navideño o un belén o lo que quieras.
Leer más »

Busca tu post

Tarjeta popup futboleraSocialTwist Tell-a-Friend

Patines con rueda: una historia

Leer más »

Busca tu post

Patines con rueda: una historiaSocialTwist Tell-a-Friend

La alegría de la huerta

Si te gustan los rabanitos y quieres plantarlos en una maceta, pásate por Infojardín. Ahí se te explican la técnica y las características de esta planta.
Leer más »

Busca tu post

La alegría de la huertaSocialTwist Tell-a-Friend

Decorar un montón de cosas



Desde decorar tarjetas cosiendo y bordando, decorar almohadones con lentejuelas, cuentas y galones, decorar velas, hasta hacerte zapatillas de fieltro.
Bájate los documentos en pdf de esta página y pon manos a la obra.
Leer más »

Busca tu post

Decorar un montón de cosasSocialTwist Tell-a-Friend

¡Envíanos tus dibujos, tus cuentos o poemas!

¡Participa en el blog con tus creaciones!
Leer más »

Busca tu post

¡Envíanos tus dibujos, tus cuentos o poemas!SocialTwist Tell-a-Friend

Christmas cards

No es fácil encontrar bonitas tarjetas gratuitas. Pero aquí encontré una. La puedes enviar desde The Koala.
También le puedes añadir música, dedicatoria y ya. Enviarla.
Leer más »

Busca tu post

Christmas cardsSocialTwist Tell-a-Friend

Love cards en español: ositos de peluche

Son gratis. Envíalas desde Love Cards.
Leer más »

Busca tu post

Love cards en español: ositos de pelucheSocialTwist Tell-a-Friend

Dejános un comentario. ¡Participa!

Déjanos tus comentarios
Leer más »

Busca tu post

Dejános un comentario. ¡Participa!SocialTwist Tell-a-Friend

Ropa llena de flores

Leer más »

Busca tu post

Ropa llena de floresSocialTwist Tell-a-Friend

25 noviembre 2008

Calculadora gigante

Hoy me compré esta calculadora gigante. Un descanso después de manipular teclados en miniatura...
Leer más »

Busca tu post

Calculadora giganteSocialTwist Tell-a-Friend

Navidad a la japonesa

Se llama Hoteio u Hoteioso y es el Santa Claus o Papá Noel de los japoneses. Personalmente no es que me caiga muy simpático, pero su aspecto tiene significado. Su barriga representa su buen ánimo de espíritu y su buen sentido del humor, y sus largos lóbulos en las orejas proviene de las representaciones del Budha. Además lleva una bolsa con regalos, cosas preciosas, pero lo más importante es que tiene un ojo en la espalda para ver si los niños se han portado bien o han hecho muchas travesuras...
En Japón hay apenas 1% de cristianos, pero de todas formas encuentran un hueco a la navidad sobre todo para adornar los arbolitos y ampliar la oferta de regalos en los supermercados.
Leer más »

Busca tu post

Navidad a la japonesaSocialTwist Tell-a-Friend

Patinaje sobre hielo (historia)



El patinaje surge en los tiempos en que el hombre para poder cruzar los lagos y arroyos congelados durante la época invernal, ataba a sus pies huesos y de ese modo se deslizaba a través de ellos. En el siglo XVII el patinaje sobre hielo comenzó como una especie de ballet sobre hielo, en la aristocracia de Holanda buscaban elegancia y perfección, así empezaron a sincronizar los pasos, saltos y otros movimientos.

En la época de la Guerra Civil Americana el patinaje sobre hielo alcanzó su máxima expresión hasta ese momento, tal es así que el primer club de patinaje fue creado en diciembre de 1849 en Filadelfia. Uno de los personajes más importante de ese tiempo fue el estadounidense Jackson Haines, un patinador totalmente revolucionario con sus movimientos y expresiones, pero que no tuvo popularidad porque su manera de patinar iba en contra del estilo rígido y riguroso de la época. Por este motivo se radicó en Europa donde alcanzó el éxito.

En 1921 se creó el USFSA (United Status Figure Skating Association) con el objetivo de difundir el patinaje y promover su crecimiento en toda la Nación. Para ese entonces se discutía si el patinaje debía ser considerado como una disciplina deportiva o como un baile, a pesar de que el patinaje sobre hielo fue considerado deporte olímpico en 1908. Finalmente en 1924 fue incluido en los juegos olímpicos de invierno celebrados en Francia, Chamonix.

Una de las figuras más destacadas fue la patinadora noruega Sonja Henie quien ganó 10 campeonatos mundiales (de 1927 a 1936) y 3 medallas olímpicas (1928, 1932 y 1936).

A lo largo del tiempo, el patinaje fue evolucionando, por ejemplo con la aparición de coreógrafos que se encargan de seleccionar los temas y hacer que los movimientos sean más sincronizados y armoniosos con la música. Hoy en día es un deporte mucho más competitivo.

El patinaje surge en los tiempos en que el hombre para poder cruzar los lagos y arroyos congelados durante la época invernal, ataba a sus pies huesos y de ese modo se deslizaba a través de ellos. En el siglo XVII el patinaje sobre hielo comenzó como una especie de ballet sobre hielo, en la aristocracia de Holanda buscaban elegancia y perfección, así empezaron a sincronizar los pasos, saltos y otros movimientos.

En la época de la Guerra Civil Americana el patinaje sobre hielo alcanzó su máxima expresión hasta ese momento, tal es así que el primer club de patinaje fue creado en diciembre de 1849 en Filadelfia. Uno de los personajes más importante de ese tiempo fue el estadounidense Jackson Haines, un patinador totalmente revolucionario con sus movimientos y expresiones, pero que no tuvo popularidad porque su manera de patinar iba en contra del estilo rígido y riguroso de la época. Por este motivo se radicó en Europa donde alcanzó el éxito.

En 1921 se creó el USFSA (United Status Figure Skating Association) con el objetivo de difundir el patinaje y promover su crecimiento en toda la Nación. Para ese entonces se discutía si el patinaje debía ser considerado como una disciplina deportiva o como un baile, a pesar de que el patinaje sobre hielo fue considerado deporte olímpico en 1908. Finalmente en 1924 fue incluido en los juegos olímpicos de invierno celebrados en Francia, Chamonix.

Una de las figuras más destacadas fue la patinadora noruega Sonja Henie quien ganó 10 campeonatos mundiales (de 1927 a 1936) y 3 medallas olímpicas (1928, 1932 y 1936).

A lo largo del tiempo, el patinaje fue evolucionando, por ejemplo con la aparición de coreógrafos que se encargan de seleccionar los temas y hacer que los movimientos sean más sincronizados y armoniosos con la música. Hoy en día es un deporte mucho más competitivo.

Más información sobre pistas de patinaje y patianje sobre hielo en http://www.patinandosobrehielo.com/historia/

Leer más »

Busca tu post

Patinaje sobre hielo (historia)SocialTwist Tell-a-Friend

Pantuflas remolonas

Leer más »

Busca tu post

Pantuflas remolonasSocialTwist Tell-a-Friend

La lógica formal y el pensamiento deductivo

Antes veíamos cómo piensan (o no piensan) los pingüinos. En realidad a eso se le llama lógica formal o pensamiento deductivo. A dos premisas (dos oraciones) le sigue una conclusión o solución acertada o no. Por ejemplo:
Leer más »

Busca tu post

La lógica formal y el pensamiento deductivoSocialTwist Tell-a-Friend

Aparato para hacer la cama

Me ha encantado este invento a base de poleas para que la cama al levantarte se haga sola. La idea la han desarrollado en el IES María Moliner de Sevilla. Para más datos, clicad aquí.
Leer más »

Busca tu post

Aparato para hacer la camaSocialTwist Tell-a-Friend

24 noviembre 2008

Vacaciones en un faro


¡Pasar tus vacaciones en un faro! El sueño de cualquier niño. Clica en esta página y mira lo bonitos que son por dentro.
Leer más »

Busca tu post

Vacaciones en un faroSocialTwist Tell-a-Friend